BF8A0425_web.jpg
01_VP_Manteles_Minhaz_web.jpg

MINHAZ, 19 años

En una ocasión estuve a punto de conseguirlo,

en el hotel Hilton, donde hice las prácticas de una

de mis formaciones. No me contrataron porque me faltaba el permiso de trabajo y los trámites para conseguirlo demoran mucho. A nadie le interesa, salvo que de verdad esté dispuesto a ayudarte, hacer toda una gestión para contratarte.

Mi nombre es Minhaz y me gusta mucho la fotografía. Vengo de un pequeño pueblo de Bangladesh aunque llevo ya dos años y medio en Barcelona. Es muy difícil poder acceder a esta oportunidad en mi país. Mi padre hizo todo y más para que yo pudiese llegar a donde estoy. Pidió un préstamo en el banco y pagamos alrededor de 24.000€ a una organización, una mafia, que me consiguió un pasaporte de la India. Vine directamente a Barcelona, en avión. Al llegar, me esperaba gente de la organización quienes me instalaron en su casa durante 16 días. Tras esas dos semanas largas, fui a la fiscalía en Plaza España. Tras retenerme durante 8 horas, me trasladaron a un centro en Sant Feliu de Llobregat. Estuve unos 6 meses allí y luego me llevaron a un piso de menores, con otros 3 chicos.

 

En centro el centro de menores lo pasé muy mal, nunca me imaginé que sería tan difícil. Me pegaron, me robaron, pasé días sin comer... A los educadores tampoco les importaba mucho lo que pasaba allí. Fueron 6 meses, pero lo sentí como una eternidad. Nunca antes había vivido algo similar, no sabía que existía esa violencia, no me habían pegado nunca. Por suerte, hicieron una valoración positiva sobre mi persona y al cumplir 18 me derivaron a un piso de emancipación en Sabadell.

 

Extraño mucho a mi familia y amigos. Salvo uno que ha logrado seguir formándose allí, todos mis amigos han salido de Bangladesh. En cuanto a mi familia, soy el mayor de los hermanos, tengo un hermano y una hermana, quienes actualmente están estudiando. Mi padre tiene una tienda aunque ahora está enfermo y no puede trabajar.

 

Solo pienso en conseguir un trabajo para ayudarlos, soy el mayor y es mi deber. Cuando vivía con ellos no limpiaba ni un plato. Ahora, sin embargo, estoy peleando, he hecho grandes esfuerzos y he pasado por situaciones muy duras que mi familia desconoce, no les cuento nada para no preocuparlos. Es muy difícil conseguir aquello con lo que soñamos. Creía que al llegar a Europa me darían una “green card” y que podría trabajar y vivir sin problemas, pero no ha sido así.

 

Cuando trabajo me olvido de todo. Me quedaría trabajando en Mescladís hasta que anocheciera. No lo hago porque mis educadores no me lo permiten, pero juro que es lo que más quiero: trabajar. Al volver a casa me vienen todos los problemas a la cabeza. Necesito un contrato pero aunque esté esforzándome, no sé cómo voy a conseguirlo. No puedo pagar 10.000€ para comprar un contrato. Conozco mafias que lo hacen, que lo venden, pero yo no tengo ni 20€ para comprar algo. Cada vez que logro juntar algo de dinero, se lo envío a mi familia.

 

Deseo seguir formándome y trabajar. De Barcelona valoro la seguridad y espero que en algún momento logre trabajar. Sé que debo esforzarme mucho, y lo hago. El problema es que no tengo permiso de trabajo y esto lo imposibilita todo.

 

En una ocasión estuve a punto de conseguirlo, en el hotel Hilton, donde hice las prácticas de una de mis formaciones. No me contrataron porque me faltaba el permiso de trabajo y los trámites para conseguirlo demoran mucho. A nadie le interesa, salvo que de verdad esté dispuesto a ayudarte, hacer toda una gestión para contratarte.